Blogia
mosicayparolas

A UNA ROSA MÍA Rosario Ustáriz


Echo, agosto de 1994 (Premio Onso de Oro en poesía chesa)


He una rosa, yo, en lo güerto, que se parez a una flama
que lo sol de meyodía encendese'n la rosera;
si la bisa la bandía, ye igual que una flamarada
y los capullez son plumas que brincan de ixa foguera.


Como ye de vida curta, la cudio con muito esmero;
querería que durase... hasta que yo me morise...
y al irme'n, ya, d'esti mundo, la mía rosa de fuego
amonico s'apagase, s'acochase y machurrise.


Las polidas mariposas lo suyo néutar no tastan;
los moscallóns, morgoniando, no s'atriven a posarse'n;
yo prexino si habrán miedo de dixarli bella taca
y alcaso, las mariposas, hayan miedo de cremarse'n.


Ye no vivir como vivo por esta rosa de flama:
me s'antulla que la furtan, la maltratan y la creban;
clavada i-só en la finestra, que hasta suenio que me clama,
pero muda ye'n lo ramo, más polida que una estrela.


Hoy lo cielo yera escuro, con nublos de muitas trazas:
meyo negros, meyo grisos y, blancos, con muitos brilos;
como i-plegan de Forquiello, siguro trayen tronada
y los blancos, que relucen, serán preñes de granizo.


Corro ascape ta lo gúerto, entre que un trueno retembla...
¿Qué faré yo con la rosa?... ¡Qué faré, Dios de lo Cielo!...
Si la plevia caye, firme, las follas irán ta tierra
y si escarga lo granizo, la estroxina sin remeyo.


La pillo con las dos manos, como a lo fiIlo la madri
li acaricia la careta, y, con ixe mismo mimo
li digo con voz muy queda (entre que vo un beso a darli)
y me trovo, allora, engüelta en olós cuasi divinos:


No hayas miedo, rosa mía, si te levo de la talla
un aposento te guardo millor que lo de lo güerto,
a cobexo de las plevias, de lo sol que asti t'abrasa
u de babas de bel cuco que t'enchunque sin d'antuello.


En la finestra más clara que bi-haya en casa nuestra,
ixa que da ta Escagúés, Remílez y Romaciete,
en lo vaso más veroyo y con l'agua bien fresqueta,
tú i-verás clariar lo día y tamién si s'escurece.


Y lo cruzar de los nublos como barcos por lo Cielo...
Y sentirás paxaricos en la nuey y en las albadas...
Y lo volar de las follas, devantadas por lo cierzo
t'aganará, porque allora, serás libre de voladas.


De pronto, sinto un punchazo que me traspasa lo dedo...
A lo fuir de la mano, s'esgarra la sangonera
y de la guilla, ya fonda, s'escurre sin ferli duelo
la sangre roya y calién que motía la rosera.


Me concaro con la rosa mirándola fito a fito
y li do la mía quexa con más pena que carraña:
-¿Asinas pagas, infame, lo cudiáu, esvelo, aimo,
que yo he habíu con tú dende que ibi-és en la mata?


La rosa no tarte branca y cabecía con l'aire...


Un rayet de sol se'n baxa y la fa más encendida...


Li do otro beso... ¿Qué se sabe de punchas ni disaires
si no sabe que, de todas, ella ye la más polida?

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres